jueves, septiembre 11, 2008

CEP Madrid 2008

Bueno, me he tomado un buen tiempo para reflexionar sobre mi actuación en el torneo :p y ya lo tengo todo claro.

En primer lugar debo decir que acusé bastante mi inactividad. Me sentí un poco intimidado en algunos momentos por la calidad de la gente, y eso es realmente malo para el juego de uno. A medida que avanzaba el torneo, y me iban sentando con gente mejor sentía que me había quedado un poco atrás, algo parecido a lo que sentirá Lance Armstrong en cuanto vuelva a subirse a la bici, me imagino.

Dicho esto, no creo que afectara demasiado a mi juego, de todos modos. No tuve ni cartas ni situaciones propicias cuando estuve en mesas de calidad, así que no creo que tuviera ningún efecto. Pero para la próxima vez, prometo volver a pensar lo que siempre he pensado al sentarme en cualquier mesa de poker en la que he jugado: ganarán más a menudo que yo, pero no son mejores, al menos en cuanto a conocimiento del juego.

No me metí en muchos líos en los primeros niveles, más que nada porque las cartas más propicias para ello (conectores, parejas, etc...) parecían haberse borrado de la baraja. Mi mesa era propicia (jugadores tight a la izquierda y los de menos calidad a la derecha, ideal para jugar deep stacked), pero sólo tuve una oportunidad decente en los primeros niveles cuando pillé JJ ante la subida del jugador a mi derecha (sólo le había visto jugar manos buenas). Call preflop, apuesta el as del flop y le pago, hace check ante el rag del turn y paso, pasa el rag del river y apuesto por valor para que me pague con sus dieces.

Con las ciegas ya en 100/200 y stack de 11.000 veo KK. Un jugador al que sólo había visto hacer call en todas las calles (y un raise preflop en el que nadie vió y acabó enseñando AA) sube en middle a 600. Pongo 2.000 sobre la mesa a lo que, automáticamente, pone 7.000 dejándose 3.000 detrás. Pensé largo y tendido, pero ante un jugador que catalogo como pasivo, que se deja 3.000 detrás, y teniendo stack para jugar tranquilo no me la quiero jugar. Tiré mis reyes boca arriba y fui objeto de varias críticas. Después de ver a este jugador más adelante (era bastante malo) estoy casi convencido de que no tenía los ases, pero en el momento mi lectura era fold, y seguí mi lectura. En fin, a saber.

Lo que está claro es que ese tipo de manos puede cambiar un torneo, y en mi caso así fue. Me cambian de mesa y me encuentro un panorama curioso en mi mesa: tengo 5 "rerobadores profesionales" a mi izquierda. Varico, Etayo y tres jugadores de Unibet (Garnerus, segundo al final del torneo, entre ellos). Se acabó el robar barato.

De hecho, no vi nada durante los tres niveles o así que jugué en esa mesa. Me sujeté a base de rerobos a otro jugador de Unibet que estaba tres puestos a mi derecha, y que robaba demasiado.

Pero llegó un punto en el que mi stack era ya demasiado pequeño como para hacer nada que no fuera all-in o fold, después de que trajeran a mi mesa más artillería (Rivichico con fichas, ahí es nada). Así que en un momento en el que soy ciega pequeña, con toda la mesa foldeada, Pakito que tiene un stack de unos 15.000 puntos envida desde el button, estando Varico con unos 5.000 puntos en BB y yo con unos 6.500. Veo A7 y pienso que en esa situación Pakito puede hacer ese movimiento con prácticamente cualesquiera dos cartas, así que decido pagar. Desafortunadamente Pakito tenía AJ, y la mesa fue AK8Q pero el river no fue ninguna de las 12 cartas que me servían para algo, así que dijimos adios a un par de niveles de llegar al segundo día.

Como valoración, diría que tengo sensaciones mixtas. Me sentí un poco "rusty" (¿"oxidado"?) en algunos momentos y tal vez foldee la mano que me habría puesto en una buena situación para jugar el torneo con garantías. Por otro lado, creo que jugué a un buen nivel, que no tomé ninguna decisión no meditada y que en general me reencontré con las sensaciones de jugar bien.

Debo decir también que me gustó la estructura del CEP, mucho mejor que el año pasado, aunque siguen pecando de unos antes absolutamente desmesurados. También los dealers son mejores cada año que pasa. Creo que estamos cerca de que esto sea norma general en nuestro país, lo que es motivo de alegría a mi entender.

No creo que vaya a jugar ningún otro CEP este año, a no ser que pueda escaparme a Donosti o a Mallorca, pero la experiencia ha sido positiva. La próxima vez, ITM. Garantizado!!!